Evidencias de la transmisión horizontal y vertical de Campylobacter entre la gallina y su progenie

Publicado 20 noviembre 2012

Artículos principales, Novedades

Cox et al.

Resumen

Campylobacter es un importante patógeno que afecta a los humanos, y el consumo de carne de ave poco cocinada se ha relacionado con algunas enfermedades relevantes en personas. Para reducir la enfermedad en personas se están desarrollando estrategias de intervención dirigidas a la reducción de Campylobacter en aves de corral. Durante más de una década, ha habido una controversia nacional e internacional acerca de si Campylobacter puede pasar de una generación de aves de corral a otra vía huevo fértil. Numerosas evidencias indican que existen numerosas fuentes de introducción del patógeno en las manadas de aves (incluyendo la transmisión a través del huevo), aunque con frecuencia la única fuente citada es el ambiente. Han sido numerosas las investigaciones publicadas a nivel mundial que refutan esta afirmación y en este artículo se tratan y discuten muchas de ellas, junto con otros estudios en los que se considera el ambiente como fuente única o principal. Hay que recordar que la transmisión a través del huevo no incluye solamente la transmisión transovárica vertical. Las bacterias de origen fecal, entre las que se incluyen Campylobacter, pueden contaminar la cáscara, las membranas de la cáscara y la albúmina de los huevos fértiles recién puestos. Esta contaminación es arrastrada a través de la cáscara debido al diferencial de temperatura, favorecida por la presencia de humedad (el "sudor" del huevo), y posteriormente, cuando el polluelo sale del huevo, puede ingerir estas bacterias tales como Campylobacter, siendo colonizado, y difundiendo esta contaminación a otros animales del mismo lote durante el periodo de engorde. Las mejoras en los métodos de cultivo en el laboratorio continúan avanzando sobre el conocimiento de la ecología de Campylobacter, y en un futuro no muy lejano, el paso del huevo no será un tema sujeto a un constante debate, lo que permitirá el desarrollo y la implementación de estrategias de intervención más eficaces.

 

Fuente: Journal of Food Protection®, Volume 75, Number 10, October 2012 , pp. 1896-1902(7)

 

Tags: , , ,

Comentar entrada / articulo