Resistencias a los antimicrobianos: nos habla un experto

Publicado 06 noviembre 2012

Conversando con...

Dr. Manuel Chirino, microbiólogo, profesor en el Dpto. de Microbiología Veterinaria del Western Collage of Veterinary Medicine, Universidad de Saskatchewan, Canadá.

 
¿Cuál es la situación global en cuanto a la prevalencia de resistencias a los antimicrobianos (RA)?
 
Desafortunadamente el problema de la resistencia antimicrobiana se ha ido incrementando tanto a nivel de patógenos humanos como veterinarios, algunos de ellos con capacidad zoonótica. Recientemente se empiezan a reportar resistencias a antimicrobianos antes rara vez detectados, como es el caso de resistencia a colistin, o imipenem, los cuales son medicamentos que en ocasiones representan el ultimo recurso terapéutico para tratar algunos casos clínicos tanto en humanos como en animales. Tales problemas se reportan en todos los países, aunque el problema varía muchísimo en diferentes países.
 
¿Es la situación similar en países desarrollados que en países en vías de desarrollo? ¿Por qué?
La prevalencia de resistencia antimicrobiana varia mucho geográficamente tanto entre países de diferente estadio de desarrollo, como entre países que comparten el mismo grado de desarrollo y se encuentran relativamente cercanos geográficamente, y aun así difieren marcadamente en la presencia de bacterias multiresistentes. Un ejemplo de esto es el aislamiento de Staphyloccocus aureus meticilino resistente en pacientes hospitalizados en países del sur de Europa que es mucho mayor que en países escandinavos. Así mismo el porcentaje de bacterias multiresistentes en pacientes humanos en países en vías de desarrollo es generalmente más alto que en países desarrollados, debiéndose en gran parte a la falta de regulación en la venta de tales medicamentos en países en vías de desarrollo, así como la frecuente automedicación en tales países, lo cual es debido en parte a factores económicos (personas que no pueden pagar servicios médicos y usan antibióticos indebidamente, ya sea para la enfermedad equivocada o bien en dosis no adecuadas entre otros factores).
 
¿Hay géneros bacterianos más predispuestos a desarrollar RA que otros?
Sí los hay, por citar algunos: enterobacterias tales como Salmonella, E. coli, Klebsiella y Enterobacter y bacterias de otros grupos tales como  Enterococcus,  Acinetobacter, y Pseudomonas. Estas bacterias han ido incrementando paulatinamente sus resistencias con el tiempo y empiezan a reportarse casos de bacterias de tales grupos para las cuales no hay un solo antimicrobiano que sea eficaz en las dosis recomendadas.
 
¿En los animales de compañía también es frecuente la aparición de RA? En este caso, ¿cuál sería la razón principal?
Cada vez se reportan con más frecuencia infecciones causadas por bacterias multiresistentes en estos animales. Las razones son varias, entre ellas el uso inadecuado (como en humanos) de tales drogas, así mismo la transmisión de genes de resistencia de bacterias presentes en el medio ambiente, incluyendo en ocasiones sus propios alimentos contaminados con bacterias resistentes.
 
¿Es más frecuente en ganado de producción que en animales de compañía?
Así es, desafortunadamente los antibióticos han sido usados por largos periodos con fines no necesariamente terapéuticos lo cual ha ido seleccionando poblaciones bacterianas resistentes, por otro lado la aglomeración de ganado de producción facilita la transmisión tanto de bacterias multiresistentes como de genes que codifican para tales resistencias, particularmente en la heces fecales. 
 
Se han detectado bacterias que nunca habían estado expuestas a los antibióticos que hoy conocemos y sin embargo eran resistentes a algunos de ellos. ¿Quiere decir eso que el fenómeno de las RA no está realmente tan influido por el uso que hagamos de los antibióticos? 
Sí se han aislado bacterias de este tipo, en lugares remotos en los cuales no ha habido ningún contacto con drogas producidas en los laboratorios. La razón es simple, muchos antimicrobianos son producidos por microorganismos (bacterias y hongos). Algunas de estas drogas ya son sintetizadas artificialmente en los laboratorios pero su origen fue microbiano. Estos compuestos representan una herramienta de supervivencia en el medio ambiente, es solo un recurso para competir con otros microorganismos.  Esto no quiere decir que el fenómeno de los RA no este influido por el uso que hagamos de estas drogas, lo que hacemos al usarlas inadecuadamente es seleccionar a las bacterias resistentes en detrimento de las sensibles. El gran problema es que muy frecuentemente seleccionamos bacterias que al mismo tiempo son multiresistentes y patógenas. 
 
¿Hasta que punto considera Ud. que el uso de antibióticos en ganadería es responsable de las resistencias a los antibióticos en humana? ¿Y en el ganado?
En mi opinión el uso de antibióticos en ganadería es un factor importante del incremento de bacterias resistentes en la población humana. Dicho esto, también, en mi opinión tal uso no es el principal factor de tales resistencias. Es el uso inadecuado de tales medicamentos en medicina humana el principal factor, ya que por medio de ese uso inadecuado se seleccionan patógenos multiresistentes directamente en el hospedador humano. Hay muchos otros factores involucrados en este problema, tales como el uso de antibióticos en objetos como almohadas, juguetes, productos de belleza por mencionar solo algunos.
 
Como veterinarios, ¿qué deberíamos hacer al respecto? 
Debemos usar los antibióticos de una manera cuidadosa, racional,  guiados por principios científicos, restringiendo el uso de tales drogas para situaciones que médicamente lo requieran tanto para tratamiento como para prevención de enfermedades infecciosas. Tal uso requiere de herramientas tales como la determinación de sensibilidad a drogas antimicrobianas del patógeno que estemos tratando de controlar, debemos usar los antibióticos con el menor espectro de acción  posible pero que aun sea eficaz de eliminar al patógeno en cuestión, evitando la tentación de usar antimicrobianos de amplio espectro en situaciones que no lo requieren, así como el uso “automático” de nuevos antibióticos,  asegurarse de que las dosis sean correctas y el tratamiento sea llevado a cabo totalmente acorde a las recomendaciones terapéuticas (no “saltarse” la aplicación de la droga, no terminar el tratamiento antes de lo debido, etc.) 
 
¿Existen hoy en día alternativas a los antibióticos para la producción animal intensiva? ¿Cuáles serían las más recomendables?
Se están empezando a implementar cada vez mas frecuentemente medidas alternativas como son el uso de probióticos, prebióticos, acidificación del agua de bebida en cerdos, uso de medicamentos naturistas, uso de bacteriófagos, modificaciones dietéticas que favorecen el crecimiento de bacterias no patógenas que compiten con las patógenas. Por otro lado, se ha incrementado la elaboración de vacunas mucho más eficientes, así como medidas de manejo, por ejemplo en el área de bioseguridad, y el establecimiento de granjas libres de patógenos específicos, medidas que, aunque a veces muy costosas inicialmente, son a largo plazo  económicamente rentables. Hasta el momento no existe una alternativa “universal” que sustituya el uso de antibióticos.  La selección de la o las medidas elegidas debe planearse caso por caso, dependiendo de las metas por alcanzarse, de los recursos económicos con que se cuente, así como de los patógenos que se quieren controlar o eliminar de una granja.
 
 
En su opinión, ¿cual es la tendencia esperable en los próximos años de la RA?
Las tendencias van a variar dependiendo en gran parte del interés y los recursos económicos con que cuente un país. Por ejemplo en los países escandinavos la resistencia antimicrobiana se ha reducido notablemente tanto a nivel de patógenos veterinarios como humanos, en tanto que en varios países del sur de Europa tales medidas  de control no se han implementado y desafortunadamente son muy costosas, así que a corto plazo no pienso que tal problema se resuelva. En otros países desarrollados como Canadá y Estados Unidos aunque las medidas tomadas por los escandinavos no se han implementado de forma equiparable, ya se han empezado a tomar algunas, tales como la prohibición de quinolonas y de otros fármacos destinado a uso humano en animales de consumo. 
Dependiendo del resultado de estas medidas, me parece que otros países que en el futuro quieran seguir en la competencia del negocio ganadero tarde o temprano tendrán que implementarlas, ya que seguramente el uso de antibióticos como se hace actualmente será penalizado en el comercio internacional.
 

Tags:

Comentar entrada / articulo