EE.UU.: Las intervenciones antes del sacrificio podrían reducir la presencia de E. coli en el ganado bovino

Publicado 11 abril 2012

Mirada Internacional

Desde 2006, la industria de carne de vacuno de los EE.UU. ha retirado del mercado más de 23 millones de libras de carne debido a la contaminación por cepas patógenas de Escherichia coli productoras de la toxina Shiga (STEC, en sus siglas en inglés). Aunque estas cepas no afectan al ganado, pueden contaminar la carne durante el sacrificio del animal. Las personas pueden infectarse por consumo de carne contaminada y sufrir enfermedad asociada con procesos entéricos con diarrea sanguinolenta e incluso síndrome urémico hemolítico, caracterizado por insuficiencia renal, que puede llegar a ser mortal.

La Oficina de Responsabilidad Gubernamental de los EE.UU. (GAO) emitió recientemente un informe sobre las intervención previas al sacrificio que podrían reducir la presencia de E. coli productora de toxina Shiga (STEC en sus siglas en inglés) en ganado bovino. Se identificaron varios tratamientos/intervenciones entre todos los estudiados que administrados antes del sacrificio podrían ser efectivos en la reducción de STEC. Estas intervenciones incluían el uso de bacteriófagos (virus que infectan y matan las bacterias), de probióticos (bacterias vivas que pueden beneficiar al sistema digestivo), vacunas (preparaciones biológicas que alteran el sistema inmunológico) y clorato de sodio (producto químico que mata al STEC O157:H7).

Sin embargo el informe destaca que pocos fabricantes se animan a presentar solicitudes para registrar productos de intervención previos al sacrificio para controlar STEC. De hecho, solo se han concedidos licencias para un bacteriófago y una vacuna frente a E. coli O157:H7. Uno de los problemas identificados se asoció con la falta de directrices específicas por parte del Dpto. de Agricultura de los EE.UU. (USDA) sobre la necesidad de requerir el uso de estudios experimentales o de campo para demostrar la eficacia de las vacunas frente a STEC.

En las conclusiones del informe se recomienda que el USDA debería proporcionar una orientación más específica sobre los requisitos para la aprobación de licencias de vacunas frente a STEC. Además, sugiere que los EE.UU. deberían explora las prácticas empleadas por otros países para la reducción de STEC en el ganado bovino (p. ej. verificación de la limpieza previa del animal antes del sacrificio, recogida de información sobre la presencia de STEC en ganado vivo, trazabilidad de brotes humanos asociados con STEC) y evaluar si podrían ser aplicación allí.

Leer informe completo

Comentar entrada / articulo