Seroprevalencia y factores de riesgo de infección por Toxoplasma gondii en el ganado porcino de EE.UU. a partir de sueros recolectados durante la Encuesta Nacional de Salud Animal (Swine 2006)

Publicado 31 mayo 2012

Mirada Internacional

Hill DE, Haley C, Wagner B, Gamble HR, Dubey JP. (Zoonoses Public Health. 2010 Feb;57(1):53-9.)

 

El Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA) inició el Sistema Nacional de Seguimiento de Salud Animal (NAHMS) en 1983 con la finalidad de recopilar, analizar y difundir datos sobre la salud, manejo y productividad de las poblaciones de ganado doméstico de EE.UU. El programa incluye la recogida de muestras de suero de animales de las explotaciones que se utilizan para monitorizar la seroprevalencia frente a varios patógenos, incluyendo Toxoplasma gondii. El objetivo de este estudio fue determinar la seroprevalencia de T. gondii en cerdos de cebo durante el año 2006 y determinar los factores de riesgo a nivel de granja asociados con la seroprevalencia. Los sueros y los datos sobre las prácticas de manejo animal se obtuvieron de 185 explotaciones porcinas ubicadas en 16 estados que suponen más del 90% de la producción porcina de los EE.UU. (Arkansas, Colorado, Iowa, Illinois, Indiana, Kansas, Michigan, Minnesota, Missouri, Nebraska, Carolina del Norte, Ohio, Pensilvania, Dakota del Sur, Texas y Wisconsin). Se analizaron un total de 6.238 sueros para la detección de anticuerpos frente a T. gondii mediante un ELISA comercial (Vet. Parasitol., 128, 2005, 177). La seroprevalencia en este estudio fue del 2,6%, con una seroprevalencia de rebaño del 21,6% y una seroprevalencia media dentro del rebaño del 2,7%. Los métodos de control de roedores y de eliminación de animales muertos se asociaron con diferencias en el número de animales seropositivos a T. gondii en la granja. Estos resultados son consistentes con el conocimiento epidemiológico actual de la transmisión de T. gondii en la granja (la ingestión de materia orgánica que contienen ooquistes, o la ingestión de tejidos animales infectados). Las prácticas de producción que eliminan las fuentes de exposición pueden reducir el riesgo de infección por T. gondii en los cerdos y disminuir la probabilidad de infección humana por el consumo de carne de cerdo infectado.

 

Artículo completo (previo pago) (clicar aquí para ir al enlace)

Comentar entrada / articulo